Iefamiliar

XVI Congreso Nacional de la Empresa Familiar
< volver

XVI Congreso Nacional de la Empresa Familiar

Jerez de la Frontera, 27, 28 y 29 de octubre de 2013

Visitar web Congreso>

Jerez, 29 de octubre de 2013. El presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), José Manuel Entrecanales, ha asegurado hoy que la salida de la crisis pasa por una reactivación de la demanda interna, y para que ésta se produzca es necesario que se incremente la inversión tanto pública como privada-, bajen los costes de financiación que ahora soportan las empresas y se consolide un marco fiscal y regulatorio estable, favorable al crecimiento y respetuoso con la seguridad jurídica. Entrecanales ha hecho estas manifestaciones en el transcurso de la última jornada del XVI Congreso Nacional de la Empresa Familiar, organizado por el IEF, patrocinado por Banco Santander y KPMG, en colaboración con la Asociación Andaluza de la Empresa Familiar, y en cuya clausura ha participado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Ante más de 450 empresarios familiares, Entrecanales ha señalado que España es el país de la periferia europea que en el último año más se ha beneficiado de la recobrada confianza en el euro, fenómeno del que dan prueba tres datos concretos: la evolución del IBEX, que ha subido en este periodo un 27%; la caída de la prima de riesgo, situada ahora por debajo de los 240 puntos, y la tasa de variación del PIB del tercer trimestre, la primera en positivo después de nueve trimestres negativos seguidos.

Sector exterior

El patrón de crecimiento de la economía española continúa, sin embargo, sustentado en el favorable comportamiento del sector exterior, frente a la extrema debilidad de la demanda interna, ha recordado el presidente del IEF. El volumen anual de exportaciones ha aumentado en más de 28.000 millones de euros, de manera que el peso de las exportaciones en el PIB ya es del 33%, por encima de países como Reino Unido (32%), Italia (30%) o Francia (27%).

Y "desgraciadamente -ha dicho Entrecanales-, con el sector exterior no es suficiente". Las exportaciones han permitido compensar sólo 10 de los 17 puntos que el hundimiento de la demanda interna ha restado al PIB desde el comienzo de la crisis. El consumo de los hogares se encuentra en niveles de hace una década, cuando la población de España era inferior a la actual en cuatro millones de personas, mientras que la inversión del conjunto de la economía ha descendido hasta tasas de hace 15 años.

Desplome de la demanda interna

Este desplome de la demanda interna está condicionando de manera muy negativa la actividad de las empresas. Así, en estos momentos el 30% de la capacidad productiva de la industria española está infrautilizado. Seis de cada diez empresas españolas han declarado pérdidas en el ejercicio de 2012 y entre las que tienen resultado contable positivo, éste se ha reducido aproximadamente un 50% en comparación con las que presentaban beneficios en 2007. A día de hoy nuestro país cuenta con 276.000 empresas menos que al comienzo de la crisis. "Un tejido productivo -ha recordado el presidente del IEF- que se había construido con mucho esfuerzo, seguramente a lo largo de generaciones, y cuya recuperación plena tardará mucho en producirse".

Por este motivo, Entrecanales ha señalado que es imprescindible reactivar la demanda interna. Y para que esto ocurra, España necesita la inversión, para detener la prolongada tendencia de destrucción neta de empresas y empleo que sufrimos desde hace más de cinco años. "Y necesitamos toda la inversión. La privada sin duda, nacional y extranjera, pero también necesitamos la pública", ha manifestado.

En este sentido, el presidente del Instituto de la Empresa Familiar ha recordado que el volumen total de gasto público del conjunto de las administraciones alcanzó en 2012 los 494.000 millones de euros, el nivel máximo de todo el periodo democrático. Mientras, la inversión pública fue el año pasado de 18.151 millones de euros, equivalente al 3,7% del gasto público total, lo que supone su nivel más bajo desde 1980.

De esta manera, en 2012, "con el volumen máximo de gasto público en todo el periodo democrático, se dedicaba a la inversión pública el porcentaje mínimo", ha resumido Entrecanales, que ha señalado asimismo que "en el pasado nunca habíamos prescindido de la inversión como palanca para favorecer la salida de los anteriores procesos de crisis que ha sufrido la economía española. No lo hicimos en la crisis de los 80, ni en la de los 90, ni en la de los primeros 2000. En todas ellas dedicamos a la inversión pública no menos del doble en porcentaje sobre el gasto público total".

El presidente del Instituto, no obstante, ha reconocido que España tiene una limitación exógena al gasto público, marcada por los objetivos de déficit acordados con Bruselas, y que para aumentar el porcentaje de inversión pública habría que reducir otras partidas de gasto no productivo. "Desde el IEF creemos que se puede y se debe hacer más en este sentido, tanto en el campo del empleo público, como en la supresión de órganos e instituciones sin una utilidad clara para los ciudadanos, o en la reducción y venta de sociedades y activos cuya propiedad pública no afecte a la eficacia y al buen funcionamiento del estado", ha señalado.

Por lo que se refiere a la inversión privada, Entrecanales ha asegurado que ésta precisa de unos costes de financiación adecuados. En estos momentos, "una empresa española no se financia en iguales condiciones que una empresa alemana de exactamente sus mismas características, sino que tiene que pagar en torno a un 70% más que ella", ha recordado, señalando que para resolver esta situación es imprescindible que en el ámbito europeo se alcance una verdadera unión bancaria.

Seguridad y confianza

La inversión, igualmente, requiere, según el presidente del IEF, de un marco fiscal y regulatorio "estable, favorable al crecimiento y respetuoso con la seguridad jurídica y la confianza legítima". En todos los sectores, pero muy especialmente en los que están regulados y cuyas necesidades de inversión son a largo plazo.

En el campo fiscal, según ha destacado Entrecanales, desde el inicio de la legislatura se ha producido una sucesión de más de medio centenar de cambios normativos que han afectado a todas las figuras tributarias y de manera especial, a las empresas. Según datos de Hacienda, el impacto agregado de estas subidas de impuestos para el periodo 2012-2014 es de casi 31.000 millones de euros. "Ante esta situación de fortísimo incremento de la presión fiscal -ha señalado el presidente del IEF-, las empresas familiares tenemos que reiterar al Gobierno de España nuestra petición de un marco fiscal que favorezca el crecimiento económico. Un marco que no esté sujeto a continuas variaciones ni que ahogue la capacidad operativa o de iniciativa por el constante incremento de la presión impositiva".

En este sentido, ha resaltado que los empresarios "esperamos que se aproveche el proceso de reforma fiscal en curso para abordar un cambio en las normas tributarias que añada claridad y simplicidad, entre otros motivos, para reducir la elevadísima y creciente conflictividad que existe entre la Administración Tributaria y sus administrados".

Instrumentos de utilidad social

Entrecanales ha dedicado también una parte de su discurso a defender y reivindicar la imagen social de la empresa y de los empresarios, injustamente tratada en muchas ocasiones. "Muchas veces -ha dicho- se ha mirado a las empresas como detentadoras, en vez de creadoras de riqueza; como privilegiadas, en lugar de como instrumentos de utilidad social para el desarrollo y el progreso. A menudo sorprende la dicotomía de opinión pública que existe entre estereotipos tan recurrentemente utilizados como son el de empresario frente a emprendedor o la PYME frente a la gran empresa o la multinacional. Dicotomía a la que, incomprensiblemente para nosotros, a veces contribuyen hasta los propios cargos públicos y políticos, tanto en su actividad legislativa como en meras intervenciones públicas".

"Ustedes mejor que nadie -ha dicho a los más de 450 empresarios presentes en el Teatro Villamarta de Jerez- saben que no hay gran empresa sin PYMES, ni PYMES sin grandes empresas, ni grandes empresas que no aspiren a la multinacionalidad, ni emprendedores que no aspiren a ser empresarios ni empresarios que no sean emprendedores. Debemos entre todos desterrar ese tipo de falso maniqueísmo y contribuir a identificar al emprendedor con el empresario, al empresario con la contribución a la sociedad, a la PYME con la gran empresa y a todos ellos con el proyecto de progreso social y económico al que todos aspiramos".

En este sentido, ha pedido a todos los empresarios, a los medios de comunicación y a los políticos "que nos ayuden a trasmitir a la sociedad un mensaje nítido e inequívoco sobre lo imprescindible, lo insustituible, lo socialmente comprometida y digna de apoyo y de respeto que es la actividad empresarial". "Debemos fortalecer esa percepción si queremos que el proyecto económico, pero también vital y humano que supone la empresa, sea atractivo cada vez para más gente, especialmente para nuestros jóvenes. De ello depende en gran medida el futuro de nuestro país", ha concluido.

Más de 450 empresarios familiares

El XVI Congreso Nacional de la Empresa Familiar, organizado por el IEF y patrocinado por Banco Santander y KPMG, y que ha sido clausurado hoy por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha reunido en Jerez de la Frontera a más de 450 empresarios familiares españoles, así como a representantes de la empresa familiar de Francia, Reino Unido, Italia y el Golfo Pérsico. La inauguración oficial estuvo presidida el lunes por Su Alteza Real el Príncipe de Asturias, y contó con la participación de José Manuel Entrecanales, presidente del IEF, Jerónimo Jiménez, presidente de la Asociación Andaluza de la Empresa Familiar, John M. Scott, presidente de KPMG en España, Javier Marín, consejero delegado de Banco Santander, Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, <Luis María Linde, gobernador del Banco de España, María José García-Pelayo, alcaldesa de Jerez, yFernando Jiménez Latorre, secretario de Estado de Economía.

El Congreso, considerado como el foro de intercambio empresarial más importante de España y uno de los más relevantes de Europa, ha contado con la participación, como ponentes, de los responsables de algunos de los mayores fondos inversores del mundo, como son Howard Marks (fundador y presidente de Oaktree Capital), Jim Eun (primer ejecutivo de Magellan Capital Partners),Brian Li (director de Bank of East Asia), Alejandro Bailleres (CEO del Grupo Nacional Provincial) y Jerónimo Gerard (máximo responsable de México Retail Properties).

También han participado Peter Bakker (presidente de WBCSD),William P. Lauder y Fabrizio Freda (presidente ejecutivo y consejero delegado, respectivamente, de Estée Lauder), César Alierta, (presidente de Telefónica y del Consejo Empresarial para la Competitividad) y Fernando Casado (director general de esta organización).

 

Vídeo Congreso IEF 2013 from IEF on Vimeo.

Programa del XVI Congreso de la Empresa Familiar